Fish

lunes, 14 de septiembre de 2009

Fábulas

¿Qué es una fábula?
Una fábula es un relato breve de ficción, protagonizado por animales que hablan y escrito en prosa o verso con una intención didáctica de carácter ético y universal formulada la mayor parte de las veces al final, en la parte denominada moraleja, más raramente al principio o eliminada ya que puede sobreentenderse o se encuentra implícita.
Orígenes

Al nordeste del Mediterráneo se halla Grecia. Como la gran mano de un esqueleto, tiende sus ganchudos dedos hacia el mar. Su línea costera culebrea, va y viene, y el mar forma innumerables golfos, bahías y caletas. La tierra se ha convertido allí en un laberinto de montañas y apacibles valles.

Hoy, Grecia es un pequeño país dentro de la gran familia de las naciones. Pero, hace siglos, antes de la era cristiana, era una gran potencia, rebosante de vida, industria, comercio y erudición. Cada pequeña ciudad, en su valle, tenía su gobierno, y era un Estado independiente. Pero todas compartían la gloria de Grecia. Porque Grecia era centro de la cultura y la civilización, y de su suelo surgieron muchos hombres célebres.

El más sabio narrrador de cuentos

Entre esos grandes hombres, de los cuales se habla aún con veneración, figura Esopo, el esclavo, cuya serena sabiduría se refleja en las deliciosas fábulas que contó. No se sabe casi nada sobre él. Se cree que murió unos 550 años antes de C.; pero se tiene la seguridad de que nació esclavo y de que su amo lo manumitió finalmente.
Porque Esopo era más sabio y discreto que la mayoría de la gente, hasta el extremo de que su amo le dio buenos maestros y lo puso en condiciones de tratar a los grandes hombres de su tiempo. Adondequiera iba Esopo —de corte en corte, entre todos los pequeños estados de Grecia—, buscaban su consejo y lo escuchaban con respeto. Y, tal vez, cuando lo daba, lo bacía más comprensible y eficaz con una de sus célebres fábulas —o cuentos morales— que ahora llevan su nombre.

Como era sabio, Esopo leía en el corazón de los hombres y adivinaba sus dolores y locuras. Y como sabía también que la gente no gusta de predicaciones, presentaba sus lecciones de manera indirecta y bajo la forma de anécdotas breves, en las que muchos de los actores eran los animales que todos conocían. En esos cuentos puso parte de la sabiduría que había recogido en sus años de paciente esclavitud y en las cortes de los reyes. Los infortunios que sufrían sus animales parlantes eran los mismos que habían hecho sufrir a sus orgullosos y atolondrados amigos
La rana que decía ser médico y la zorra















Gritaba un día una rana desde su pantano a los demás animales:
-- ¡ Soy médico y conozco muy bien todos los remedios para todos los males !
La oyó una zorra y le reclamó:
-- ¿ Cómo te atreves a anunciar ayudar a los demás, cuando tú misma cojeas y no te sabes curar ?

Nunca proclames ser lo que no puedes demostrar con el ejemplo


LA CIGARRA Y LA HORMIGA


video


SPERO Q LES GUSTE

jueves, 10 de septiembre de 2009




León enamorado





Se había enamorado un león de la hija de un labrador y la pidió en matrimonio.
El labrador, asustado, ideo un ardid. Le dijo que le parecía digno para ser esposo de su hija, pero con la siguiente condición: que se arrancara los dientes y se cortara las uñas, porque eso atemorizaba a su hija. El león aceptó los sacrificios porque en verdad la amaba, y cuando volvió a presentarse ya sin sus poderes, el labrador lo despidió sin piedad a golpes.


Nunca te fíes demasiado como para despojarte de tus defensas, pues fácilmente serás vencido por los que antes te respetaban.



EL LEON Y EL RATON





video



La mula




Henchida de cebada, una mula se puso a saltar, diciéndose a sí misma:
-- Mi padre es un caballo veloz en la carretera, y yo me parezco en todo a él.
Pero llegó la ocasión en que la mula se vio obligada a correr. Terminada la carrera, muy contrariada, se acordó de pronto de su verdadero padre el asno.

Siempre debemos


reconocer nuestras raíces, respetando nuestras herencias y las ajenas.











para mas fabulas consulta


el


siguiente
l ink: http://edyd.com/



EL PATITO FEO







video


SPERO Q SEA DE SU AGRADO A NOSOTROS NOS GUSTO MUXO


DEJEN SU COMENTARIO OK






LAS RANAS PIDIENDO REY





video




El labrador y los perros





Aprisionó el mal tiempo a un labrador en su cuadra.
No pudiendo salir para buscar comida, empezó por devorar a sus carneros; luego, como el mal tiempo seguía, comió tambien las cabras; y, en fin, como no paraba el temporal, acabó con sus propios bueyes. Viendo entonces los perros lo que pasaba dijéronse entre ellos:
-Larguémonos de aquí, pues, si el amo ha sacrificado los bueyes que trabajan con él, ¿cómo nos perdonaría a nosotros?

Cuídate muy en especial de aquellos que no temen en maltratar a sus mejores amigos.














LOS DOS AMIGOS Y EL OSO





Caminando juntos dos amigos, vieron venir un oso; no teniendo el uno tiempo más que para subirse a un árbol, y el otro para tenderse en el suelo, fingiéndose muerto. Acercóse a olerlo el oso por todos lados, y en particular la boca y los oídos, y, creyéndolo sin vida, lo dejó y se dirigió hacia el bosque. Bajó entonces el que estaba en el árbol y preguntó a su compañero qué le había hablado el oso cuando estuvo durante tan largo rato junto a su oído.
-Me ha dado -contestó el amigo-, un buen consejo; a saber, que no me acompañe nunca de amigos como tú.
El que no defiende al amigo en los peligros, no merece el nombre de amigo.

LINK:



http://www.scribd.com/doc/2764825/Fabulas-de-Esopo





CONSULTA TAMBIEN


EN


ESTA PAGINA




http://lenguajeycomunicacionenlaweb.blogspot.com/2008/01/los-dos-amigos-y-el-oso.html




[El+gato+y+la+zorra.jpg]


El gato y la zorra, como si fueran dos santos, iban a peregrinar.
Eran dos solemnes hipocritones, que de indemnizaban bien de los gastos de viaje, matando gallinas y hurtando quesos. El camino era largo y aburrido: disputaron sobre el modo de acortarlo. Disputar es un gran recurso; sin él nos dormiríamos siempre. Debatieron largo tiempo, y después hablaron del prójimo. Por fin dijo la zorra al gato. “Pretendes ser muy sagaz, y no sabes tanto como yo. Tengo un saco lleno de estratagemas y ardides.-Pues yo no llevo en mis alforjas más que una; pero vale por mil”Y vuelta a la disputa. Que sí, que no, estaban dale que dale, cuando una jauría dio fin a su contienda. Dijo el gato a la zorra:“Busca en tu saco, busca en tus astutas mientes una salida segura; yo ya la tengo”Y así diciendo se encaramo bonitamente al árbol más cercano. La zorra dio mil vueltas y revueltas, todas inútiles; metiese en cien rincones, escapó cien veces a los valientes canes, probó todos los asilos imaginables, y en ninguna madriguera encontró refugio; el humo la hizo salir de todas ellas, y dos ágiles perros la estrangularon por fin.Piérdase a veces un negocio por sobra de expedientes y recursos; se malgasta el tiempo buscando cuál es el mejor, probando esto, lo otro, y lo de más allá.Mejor es tener una sola salida; pero buena.

[El+gato+y+la+zorraG.jpg]

MODALIDADES DE PRESENTACION: PROSA

NARRADOR:EXTRADIEGETICO OMNICIENTE

PERSONAJES:LA ZORRA Y EL GATO

ESPACIO TIEMPO: BOSQUE AL MEDIO DIA

FIGURAS RETORICAS

COMPARACION:El gato y la zorra, como si fueran dos santos

EPITETOS:Tengo un saco lleno de estratagemas

CONTEXTO DE PRODUCCION(BIOGRAFIA DE LA FRONTAI) 3ª BIOGRAFIA

Esopo


(S.VI a.C.) Fabulista griego. Pocos datos existen sobre la biografía de Esopo, y ya en la época clásica su figura real se vio rodeada de elementos legendarios.
Según una tradición muy difundida, nació en Frigia, aunque hay quien lo hace originario de Tracia, Samos, Egipto o Sardes. Sobre él se conoció una gran cantidad de anécdotas e incluso descripciones sobre su físico recogidas en la Vida de Esopo, escrita en el siglo XIV por Planudo, un monje benedictino, si bien es dudosa su validez histórica.
Así, se cuenta que Esopo fue esclavo de un tal Jadmón o Janto de Samos, que le dio la libertad. Debido a su gran reputación por su talento para el apólogo, Creso le llamó a su corte, le colmó de favores y le envió después a consultar al oráculo de Delfos, a ofrecer sacrificios en su nombre, y a distribuir recompensas entre los habitantes de aquella ciudad. Irritado por los fraudes y la codicia de aquel pueblo de sacerdotes, Esopo les dirigió sus sarcasmos y, limitándose a ofrecer a los dioses los sacrificios mandados por Creso, devolvió a este príncipe las riquezas destinadas a los habitantes de Delfos.
Éstos, para vengarse, escondieron entre los equipajes de Esopo una copa de oro consagrada a Apolo, le acusaron de robo sacrílego y le precipitaron desde lo alto de la roca Hiampa. Posteriormente se arrepintieron, y ofrecieron satisfacciones y una indemnización a los descendientes de Esopo que se presentaran a exigirla; el que acudió fue un rico comerciante de Samos llamado Jadmon, descendiente de aquel a quien Esopo perteneciera cuando fue esclavo.
Lo que sí parece cierto es que Esopo fue un esclavo, y que viajó mucho con su amo, el filósofo Janto. Las fábulas a él atribuidas, conocidas como Fábulas esópicas, fueron reunidas por Demetrio de Falero hacia el 300 a.C. Se trata de breves narraciones protagonizadas por animales, de carácter alegórico y contenido moral, que ejercieron una gran influencia en la literatura de la Edad Media y el Renacimiento.







Félix María Samaniego



(Laguardia, 1745- id., 1801) Escritor español. Recibió la influencia de los enciclopedistas franceses, de quienes aprendió la crítica mordaz contra la religión y la política. Establecido en Vergara, fue representante de la Sociedad Patriótica Vascongada. Compuso para los alumnos del seminario real de Vergara las Fábulas morales, publicadas de forma parcial en Valencia en 1781. Agrupadas en nueve libros, sus 137 fábulas incluyen piezas tan populares como La cigarra y la hormiga, La codorniz, La zorra y el busto, Las moscas y La lechera. En sus Observaciones sobre las fábulas literarias de don Tomás de Iriarte (1782), atacó al poeta canario, quien había alardeado, en el prólogo a sus Fábulas literarias (1782), de ser el primer español en cultivar el género. También están dirigidas contra Iriarte la Carta literaria al señor Masson y las Coplas para tocarse el violín a guisa de tonadilla.




LA FONTAINE
Escritor francés que produjo las fábulas más famosas de los tiempos modernos. La Fontaine nació probablemente el 8 de julio de 1621, en Château-Thierry, y estudió en la Universidad de Reims. Durante muchos años siguió los pasos de su padre como inspector forestal del ducado de Château-Thierry. A partir de 1659 recibió la ayuda de diversos nobles e influyentes mecenas literarios. Su principal obra publicada fue una adaptación (1654) de Eunuco, del dramaturgo romano Terencio, pero su fama literaria reside en sus Cuentos y relatos en verso (1644). Fue miembro de un destacado grupo literario francés en el que figuraban los dramaturgos Molière y Racine, y el crítico y poeta Nicolas Boileau-Despréaux. Sus obras posteriores, entre las que cabe destacar nuevos volúmenes de Cuentos y relatos en verso (1667-1674) y tres colecciones de sus Fábulas (1668-1694), lo convirtieron en uno de los hombres de letras franceses más eminentes de la época. En 1683 fue elegido miembro de la Académie Française, pese a la oposición de Luis XIV. La obra de La Fontaine influyó en buen número de escritores posteriores. Sus fábulas se distinguen por su agilidad e ingenio narrativo, así como por el amplio y sutil conocimiento que el autor tenía de la vida. Sus Cuentos y relatos están inspirados en el Decamerón de Giovanni Boccaccio, el Heptamerón de Margarita de Navarra, y Los cien nuevos cuentos supuestamente escritos por Antoine de La Salle, pero La Fontaine introdujo numerosas variaciones en estas historias, con una prosa y un ingenio únicos. También escribió poemas, libretos de ópera y obras de teatro. Entre éstas destacan el relato romántico en verso y prosa Los amores de Psique y Cupido (1669). La Fontaine murió el 13 de abril de 1695 en París.Cuando La Fontaine publicó su primer libro en 1668, entregó varias piezas de costumbres y las dos primeras colecciones de sus Cuentos : estos últimos, aunque provocaron un escándalo, le proporcionaron una gran notoriedad. El 31 de marzo de 1668 lanzó sus Fables choisies et mises en vers, en una edición de lujo ilustrada con grabados del dibujante Chaveau . La obra obtuvo un éxito fulminante por lo que tuvo que ser reeditada ese mismo año . En la primera edición, las Fábulas son descritas como una adaptación enriquecida de las de Esopo y dedicadas a Monseigneur le Dauphin (el Delfín de Francia) que tenía entonces 7 años : en el prefacio se presentan como literatura para niños. Hay que resaltar que, en esa primera edición, no aparece ninguna alusión al editor de las imágenes de Chauveau quien parece haber ilustrado los textos sin haber tenido contacto alguno con el autor.
El bestiario tradicional empleado permite una amable transposición de la sociedad humana y de sus defectos. Sin embargo, los animales no son estereotipos reducidos a un papel constante : el león tan pronto aparece como un ser brutal, injusto, tiránico (Les animaux malades de la peste) como sensato y generoso (Le lion et le rat) ; aunque las jugadas del zorro provocan en ocasiones la risa, no siempre le muestran aventajado ; la tortuga , sagaz en el momento de ganar a la liebre, es necia cuando se confía a los dos patos para que la lleven por los aires. El empleo de animales como protagonistas es, entre otras cosas, una forma de tomar distancia de los comportamientos humanos y sociales y de tomar conciencia de sus mecanismos ; es también una manera de hablar de los poderosos, como el rey, sin desperar sus iras ; un medio, además, de atraer la atención hacia la sensibilidad y la inteligencia de los animales contra la tesis cartesiana de los "animales-máquina".
En las Fábulas, la sonrisa y la risa están siempre presentes, incluso en los temas más graves puesto que lo cómico es en ellas multiforme. El humor característico de La Fontaine, con respecto a Esopo especialmente, viene dado por la mezcla de tonos y de intervenciones socarronas del autor sobre la base de una estructura dramática sencilla.Escritas para lectores adultos, las Fábulas tendrán que esperar al siglo XIX para convertirse en clásicos de la literatura infantil. Sus versos se enseñaban en el colegio para inculcar de forma agradable algunos aspectos de la moral. Las Fábulas de La Fontaine fueron en esta época el arquetipo de "libro de premio" que se entregaba al final del año escolar.Es "el" texto del siglo XVII del que, aún hoy en día, mucha gente es capaz de citar de memoria al menos algunos versos